Las mejores frases de Albert Einstein

En este artículo conocerás casi 200 citas y frases de Albert Einstein sobre Dios, la tecnología, la vida, la educación o el amor, entre otras materias. Con ellas, tendrás una visión más clara de todo lo que pasaba por la cabeza de uno de los científicos más importantes en la historia de la humanidad.

Y además de las frases, te contaré algunos datos de su biografía que te resultarán cuanto menos peculiares.

Frases de Albert Einstein

Cuando no sabes explicárselo a un niño, quiere decir que tú tampoco lo entiendes.

Más que un genio, soy un observador compulsivo.

La única habilidad que no debemos perder es nuestra imaginación.

Nuestra inteligencia no destaca por nuestros conocimientos, sino por cómo los conectamos entre sí.

Los ojos a veces nos traicionan, por eso es urgente que aprendamos a pensar.

¿Quieres saber qué es la relatividad? Cuando das un paseo con el amor de tu vida, las horas pasan volando. Cuando te aburres, un minuto parece una década. Tan sencillo como eso.

Es una pena, pero la tecnología acabará superando las capacidades del hombre.

Con 4 años, Einstein aún tenía dificultad para pronunciar muchas palabras. Sin embargo, con 13 era capaz de resolver complejos problemas de matemáticas.

A cada problema le acompaña su solución.

Albert Einstein de joven.

Cualquier momento es ideal para aprender algo nuevo.

Una guerra no se soluciona destruyendo a tu rival, sino dialogando con él.

La sabiduría se logra probando cosas nuevas.

Si quieres madurar, adáptate a los cambios que se presenten en tu vida.

La vida se asemeja a nadar en un océano. Si no quieres hundirte, no dejes de mover los brazos.

El ingenio del ser humano es notable, pero su estupidez es infinita.

Un hombre que no se rinde no puede fracasar nunca.

El talento de un científico no se mide por su coeficiente intelectual, sino por su afán de entender el universo.

Creer que un mismo experimento puede arrojar resultados dispares es de locos.

No intentes lograr el éxito, intenta mejorar el mundo.

En esta vida hay dos caminos posibles: aceptar los dogmas o rechazar los dogmas.

No te creas tus limitaciones y podrás superarlas.

El peor lastre de una sociedad son los holgazanes.

El mundo progresa de la mano del pensamiento humano. Por tanto, para mejorar el mundo, piensa mejor.

Durante su juventud, Einstein tuvo que abandonar los estudios en más de una ocasión y moverse con sus padres por varios países. A los 22 años ya había vivido en Alemania, Italia y Suiza, donde se sacó su título universitario.

Analiza todo lo que te rodea, y empezarás a entender cómo se mueve el mundo.

Albert junto a su esposa Mileva.

No es que sea sabio, solo me encanta jugar con las ecuaciones.

La lógica nos permite conectar dos puntos. La creatividad nos permite hacer cosas mucho más extraordinarias.

Cualquier persona tiene talento, pero si la empezamos a menospreciar por su capacidad para volar a la velocidad de la luz, lógicamente creerá que es una inepta.

Si sientes que jamás has fracasado, significa que jamás has arriesgado.

Cuando te sepas las normas, ponlas en práctica mejor que los demás.

Para resolver una incógnita, no puedes utilizar el mismo razonamiento que te llevó hasta ella.

Frases cortas de Einstein sobre Dios, la tecnología y la educación

Los ineptos aprenden. Los sabios entienden.

A una persona que comete errores básicos, no puedes encargarle labores de gran responsabilidad.

Tenemos la oportunidad de ser ingeniosos hasta que morimos.

La religión no podría progresar sin la ciencia, y viceversa.

Cuanto mejor se ha explicado un problema, más fácil es hallar la solución.

Una persona que no puede imaginarse un átomo, tampoco puede imaginarse a un ser divino que lo haya creado todo.

Como al graduarse no encontraba empleo, Albert Einstein entró a trabajar como examinador de patentes en la ciudad de Berna. En los ratos que no estaba muy ocupado empezó sus andaduras en la ciencia. Además, al mismo tiempo se sacó su doctorado.

Cuidemos el mundo, ya que el futuro llegará rápido.

La realidad que percibimos también es relativa.

El objetivo de la ciencia es descubrir la verdad, no especular sobre ella.

Los protagonistas de la Tercera Guerra Mundial serán los avances científicos y tecnológicos, mientras los de la cuarta serán los troncos y las patadas.

Busca un método sencillo, pero nunca te pases de simple.

Solo puedes ser feliz cuando realmente has contribuido a mejorar la sociedad.

En esta vida hay dos máximas para vivir mejor: ciencia y amor.

La gente muere, pero su legado se queda para las generaciones posteriores.

La ética no consiste en pedir ni exigir, consiste en ofrecer.

La medicina avanza demasiado despacio como para curar a los enfermos de hoy.

En la primera década del siglo XX, Albert Einstein empezó a resolver grandes dilemas con teorías como la de la relatividad especial, en la que describió la equivalencia entre la masa y la energía a través de la ecuación E = mc2. Esta ecuación marcó un antes y un después en el mundo de la Física teórica, sin embargo ningún científico la tomó en serio hasta casi dos décadas más tarde, cuando le condecoraron con el Premio Nobel de Física.

La mejor estrategia para protegerse contra la catástrofe de una bomba atómica, se llama tratado de paz.

Si la deducción es demasiado fácil, Dios está de por medio.

El ateo más puro se comporta como si le hubiesen prendido fuego en la hoguera, como si fuese prisionero de ciertas tradiciones a las que afortunadamente nuestros antecesores consiguieron enfrentarse con éxito.

Las escuelas no enseñan a aprender, adoctrinan.

Einstein recibiendo el Premio Nobel.

Dios nunca aplicó el azar para crear la humanidad.

Ojalá mi habilidad para expresar mis sentimientos hubiese sido tan aguda como mi curiosidad científica.

Un gobierno global es la única solución para acabar definitivamente con las guerras y traer la paz.

Un diploma universitario no te concede la sabiduría. Un estudiante sin ganas de progresar no aportará nada al futuro.

Pensamientos de Einstein sobre la vida y el amor

Hay cosas que salen a la luz y no son importantes, pero hay cosas importantes que no deben salir a la luz.

Me comporto igual ante un barrendero que ante un Primer Ministro.

Ahora que empezamos a descubrir las leyes del universo, hay que prevenirse de los despiadados que quieren usarlas para hacer el mal.

Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo, aunque de lo segundo no estoy seguro.

Atravieso una etapa de soledad que suele ser desgarradora para los veinteañeros pero grata para los de mi edad.

Junto a Robert Oppenheimer y otros compañeros, Einstein participó en uno de los proyectos de investigación más controvertidos de la historia de la ciencia: el proyecto Manhattan. En él, se diseñaron las primeras armas nucleares que se utilizarían en la II Guerra Mundial, incluida la bomba atómica. Aunque Einstein advirtió al Presidente de EE.UU. sobre las consecuencias de usarla, no pudo parar su efecto devastador.

Un hombre astuto supera dificultades, un genio las esquiva.

La educación no consiste en enseñar cosas, sino en enseñar a razonar el porqué de las cosas.

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica: la fuerza de voluntad.

No hay mayor fuente de felicidad que hacer feliz a quienes te rodean.

Para estimular la imaginación, hay que acostumbrarse a tener espacio para pensar solo.

A lo largo de mi vida, siempre le he dado más importancia a la imaginación que a la razón.

El pesimismo nos hace débiles.

Los grandes profesores desatan la motivación y la curiosidad de sus alumnos.

En situaciones de extremo peligro importa más la creatividad que el conocimiento.

Para que un niño desarrolle su imaginación, ponle películas de ciencia-ficción. Y para que la desarrolle aún más, ponle más películas de ciencia-ficción.

¿Sabías que a Albert Einstein le propusieron presentarse para Primer Ministro de Israel? Esto se debió a sus raíces judías y a su dura crítica hacia Hitler y el movimiento nazi.

El verdadero objetivo de la ciencia es transformar los misterios en conocimientos.

Mi forma de alcanzar la felicidad ha sido a través del pensamiento, la honradez y la simplicidad.

Para explicar la verdad, no intentes parecer culto y utiliza palabras que todo el mundo entienda.

El universo no es infinito; el amor sí lo es.

Un hombre tiene capacidad para gobernar cuando sabe escuchar a su pueblo, meditar sus actos y tomar decisiones que beneficien a todos y no a unos pocos.

Las religiones están plagadas de defectos, al igual que los ateos radicales que tanto las critican.

El amor es nuestra salvación, ya que adormece a las personas.

El Karma no determina la fortuna de tu destino, sino el principio de acción-reacción.

La inteligencia humana es espléndida, pero no lo suficiente como para comprender el amor.

Mi teoría de la relatividad se aplica tanto al espacio como al tiempo.

Tras corroborar los cálculos de Max Planck sobre la radiación de cuerpo negro, Einstein dio a luz a una de las disciplinas de la física que marcaría la ruta de investigación de las próximas décadas: la mecánica cuántica. Gracias a ella, hoy conocemos el universo mucho más a fondo.

La evidencia absoluta es una ficción.

Cuando un necio no entiende lo que dices, significa que tú tampoco lo entiendes.

Que debamos respetar a la gente no significa que debamos admirarla.

Nadie se salva de la ignorancia, pero cada uno ignora temas distintos.

La fe es una de las mayores causas de debilidad en la gente.

La física, la religión, la poesía o las matemáticas son hermanas que deben aprender a convivir juntas.

La culpa es nuestra, no del ser divino al que veneramos.

Si te sientes preso de la edad y la decadencia, la llave de la libertad está en la muerte.

Sin Dios, las personas pierden la esperanza y sus vidas carecen de sentido.

¿Cómo vamos a lograr la paz si de cada acto de reconciliación nace una guerra?

La religión no es una amenaza, pero sí quienes la difunden.

Cuestionarlo todo es esencial para erradicar los peores defectos de una sociedad.

para que la humanidad avance es necesaria una mente escéptica, cuestionar las leyes, buscar alternativas a los errores, dar rienda suelta a la imaginación y velar por la paz.

Solo puedes hacerte sabio en una materia si te entregas en cuerpo y alma a ella.

Si posees imaginación, posees una inteligencia superior a los inteligentes.

Un hombre que lee sin pensar, es un hombre manipulable.

Conocer no implica saber.

Un joven reflexiona constantemente sobre el amor. Un adulto ama reflexionar constantemente.

Tu destino lo escoges tú, y nadie más.

Desgraciadamente, resulta más sencillo desintegrar los átomos que el rencor de las personas.

No sé si Dios existe o no, pero lo que sí sé es que estimula la creatividad de los niños mucho más que la enseñanza tradicional.

Es muy importante controlar el volumen de la población para preservar la paz y evitar conflictos por los recursos naturales.

Si no conoces el objetivo, no puedes trazar un camino hacia él.

Si aquello que analizas no coincide con el fundamento teórico, es porque lo estás analizando mal.

A veces, los problemas complejos requieren de soluciones simples.

Aunque el universo se mueve a través de ciertas leyes, no tenemos ni idea de cuáles son dichas leyes.

Si nunca te has ilusionado, nunca has vivido.

El único Dios en el que creo es el Dios de Spinoza.

A menudo, los genios tienen que enfrentarse a los argumentos de alguien mediocre.

Yo nunca he sido bueno para las matemáticas.

Estamos destruyendo el planeta con fuentes de energía que éste nos ha regalado.

Que lo piensen muchos no significa que sea cierto, mientras que lo cierto a veces no lo piensan muchos.

La física son versos recitados por la lógica.

El conocimiento es aquello que se conserva en la memoria después de prescindir de todas las tonterías que te enseñan en la universidad.

Si dominas los límites de tu mente, no habrá nada que te frene.

El universo es fascinante cuando logras entenderlo.

Comenta lo que quieras

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *